ENTREVISTA CON DIOS

Soñé que tenía una entrevista con Dios...

―¿Te gustaría entrevistarme?

Dios preguntó.

―Si tienes tiempo. Le dije. Dios sonrió.

―Mi tiempo es eterno, ¿qué quieres peguntarme?

―¿Qué opinas de mi? pregunté.

Y Dios me respondió.

―Tienes prisa porque tus niños crezcan y tan pronto crecen quieres que sean niños de nuevo. Pierdes tu salud para hacer dinero y luego usas tu dinero para recobrar la salud. Estas tan ansioso por el futuro, que olvidas el presente; vives la vida sin presente y como si nunca fueses a morir, y mueres como si nunca hubieses vivido.

Las manos de Dios tomaron las mías y estuvo en silencio por un rato y entonces le pregunté.

―Padre, dime, qué lecciones deseas que yo aprenda?

Dios respondió con una sonrisa:

―Que aprendas que no puedes hacer que todos te amen y lo que puedes hacer es amar a los demás.

―Que aprendas que lo más valioso no es lo que tengas en la vida, sino que tienes vida.

―Que aprendas que una persona rica no es la que tiene más, sino la que necesita menos.

−Que aprendas que únicamente toma unos segundos herir profundamente a una persona que amas y que puede tomar muchos años cicatrizar la herida.

―Que perdonar se aprende perdonando.

―Que aprendas que dos personas pueden mirar la misma cosa y las dos percibir algo diferente.